La orientación vocacional como parte del proyecto de vida

Una de las decisiones más importantes en la vida de un estudiante es la elección de su carrera profesional. Esta decisión concilia su vocación, intereses, la demanda laboral, las tendencias del mercado y las condiciones reales de la sociedad. Una vez tomada, pasará a formar parte de su proyecto de vida. Sin embargo, en este proceso se orienta a los alumnos para que tengan cuidado y eviten tomar decisiones basados en modas pasajeras y efímeras, evitar tomar decisiones por tradición familiar o, simplemente, por una intuición sin fundamento.

En nuestro colegio, hay un especial ingrediente en el proceso de acompañamiento. El alumno toma la decisión desde su perspectiva de joven cristiano, pues debe integrar su forma de pensar y de sentir con la realidad, mirando cómo poner sus capacidades y fortalezas a disposición de los demás. Es así que se le acompaña fortaleciendo algunas herramientas, entre las que destaca el discernimiento ignaciano (San Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales), el mismo que ha venido desarrollando a lo largo de todo su proceso de formación.

En este proceso de discernimiento se procura evitar que aquellos valores imperantes en nuestra sociedad, como por ejemplo, el poder o el dinero influyan de una manera preponderante en su decisión, colocando estos valores en su lugar exacto. Esta decisión vocacional le tiene que ayudar a convertirse en un hombre pleno y feliz en todos los aspectos, tanto personales como familiares. Le debe ayudar a consolidar los valores que le han sido inculcados para que de esta forma pueda buscar en los diferentes momentos de su vida una sociedad más justa.

Por este motivo, para iniciar el proceso de orientación vocacional, en el colegio se programa una jornada de trabajo para que debatan y confronten sus ideas sobre lo que quieren, lo que la sociedad requiere y en donde puedan servir mejor tomando siempre como modelo a Jesús. En el colegio, recibimos la visita de las mejores instituciones de formación superior de la región y del país, especialmente con las que tenemos convenio para que nuestros alumnos ingresen de manera directa. De igual manera, visitamos algunos centros de estudios superiores, pues en este proceso es importante que los alumnos obtengan de manera directa la información para enriquecer su decisión. Finalmente, elaboramos un informe psicológico que puedan utilizar como un insumo más para que el alumno tome la mejor decisión.


Escrito por:

Marcos Ochoa y Zarif Meres.

Psicólogos del Departamento de Psicopedagogía del Colegio San Ignacio de Loyola de Piura.