Palabras del Director:

 

Me da un gusto enorme poder comunicarme por primera vez con los PP.FF., del colegio San Ignacio de Loyola. Permítanme presentarme ante ustedes. Soy el P. Eduardo Vizcarra Ladrón de Guevara, S.J., arequipeño de nacimiento y mayor de 5 hermanos, todos varones. Estudié en el colegio de los San José de Arequipa, también colegio jesuita, promoción 1984, he hice estudios de Contabilidad en la Universidad Católica Santa María. 

Desde la adolescencia sentí de manera especial el deseo de ayudar a los demás. Fui Scout un tiempo y formé parte de la Congregación mariana del colegio, algún tiempo como miembro de las Comunidades de Vida Cristiana hacía apostolado en el “pueblo joven” de Hunter, ayudando a alfabetizar a adultos mayores. Digamos que mi época escolar fue un tiempo en el que las semillas de ser jesuita serían sembradas. De hecho, empecé a conocer y valorar la espiritualidad ignaciana cuando salí del colegio hasta el año en que decido pedir entrar a la Compañía de Jesús en 1988, con apenas 20 años.

Hago mi noviciado en Lima en el distrito de Barrios Altos, época en la que me tocó hacer mi mes de Ejercicios Espirituales y profundizar en la espiritualidad ignaciana. Los años posteriores me dediqué a estudiar Humanidades en la Universidad Católica y posteriormente en la Universidad Ruiz de Montoya de Lima, siendo en esta última que concluiría mis estudios en Educación, Ciencias Sociales y Filosofía. Los años siguientes me dedicaría a estudiar la Teología en Brasil concluyendo con una maestría en la Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia.

Cómo pueden ver, los jesuitas nos dedicamos gran parte de nuestros primeros años de formación a adquirir las herramientas necesarias que nos permitan ser hombres al servicio de los demás. De vuelta al Perú fui destinado a trabajar en la pastoral del colegio San Ignacio de Loyola, entre el 2008 y 2016. Durante esos años asesoré el programa de Confirmación, di clases de religión, fui tutor de la promoción Borja 2010 y ayudé en todo lo que fue necesario como Asesor Espiritual del Colegio. Todos esos años me fui haciendo piurano de corazón. Después de una breve interrupción en la ciudad de Chiclayo (2016-2020) donde fui director de la Casa de Retiro Santa María, he vuelto a casa para reencontrarme con los amigos.

De vuelta al colegio me pidieron que apoyara a la pastoral, lo que me hizo mucha ilusión. Pero este año nos cambió la vida apenas lo comenzamos. A una semana de recorrer los pasillos y conversar con los profesores y tal vez con un puñado de alumnos se decretó la cuarentena por causa de la pandemia. Cerramos el colegio y nos aventuramos a recrear el mundo a través de lo virtual. Y así vamos hasta ahora, haciendo el mayor de los esfuerzos por seguir formando a través de un monitor. No es tarea fácil como lo creen algunos PP.FF. El trabajo se duplicó para todos porque sabíamos que si queríamos mantener la excelencia académica no podíamos contentarnos con imaginar una clase presencial a través de las redes, suponía recrear todo y poner mucha imaginación para que los alumnos se sintieran motivados. 

En este contexto de exigencia y dificultades nos vino la buena nueva del nombramiento del P. Victor Hugo Miranda, S.J., como Provincial de los jesuitas en el Perú, lo que significaba que debía dejar la Dirección del colegio e ir a Lima para que desde ahí pudiera acompañar las obras que tenemos los jesuitas en todo el Perú. En esas circunstancias me pide el P. Juan Carlos Morante, provincial saliente, que me encargue del colegio. Y aquí estamos, con el mayor de los ánimos para estar al frente de la Dirección y seguir trabajando en equipo para que el San Ignacio destaque y aporte a la transformación de nuestra sociedad. Gracias desde ya por los saludos que recibí de tantos exalumnos y padres de familia, cuento con sus oraciones y buenos deseos en esta etapa que me toca vivir. 

P. Eduardo Vizcarra Ladron de Guevara SJ

Director 

 

Enlaces de Interés