HASTA LA ETERNIDAD, PROFESOR PEDRO MAURIOLA

El lunes 11 de mayo, partió a la Casa del Padre, Pedro Miguel Mauriola Chanduví, quien por más de tres décadas fue docente de educación física y entrenador de fútbol de nuestro Colegio. La noticia de su partida fue inesperada y dolorosa para quienes pudieron gozar de su amistad, lealtad y personalidad. El profesor Pedro Mauriola fue un hombre muy trabajador y dedicó su vida a promover la práctica del deporte en muchas generaciones de niños y jóvenes.

Pedro Mauriola ingresó a laborar a nuestro colegio en el año 1981 ganándose rápido el cariño de los alumnos, los jesuitas y de sus compañeros de trabajo, gracias a su generosidad y disposición de servicio. 

Son muchos los hechos que podemos destacar en su vida. Por más de 19 años consecutivos, organizó el Campeonato Magisterial de Fútbol junto con el Padre Thomás Bunnel SJ, y luego, con el Hermano Florentino Dorado y el recordado profesor Tulio Quevedo. Su dinamismo llevó también al San Ignacio a pertenecer a la Liga de Fútbol de Piura con el nombre de “Club Deportivo San Ignacio de Loyola”, durante la gestión del P. Ángel Palencia SJ. Asimismo, nuestra selección de fútbol logró innumerables triunfos en el deporte escolar bajo su dirección y fue el promotor de las olimpiadas deportivas de los alumnos y de los padres de familia, práctica que continuamos realizando hasta la actualidad. 

A fines del año 2012 le cede la posta de coordinador de deportes al profesor Alan Elera Yanac. Su primer período de labores había culminado y lejos de guardar 31 años de experiencia, compartió todo lo aprendido con su pupilo, hoy también reconocido formador de deportes. 

Sin embargo, Pedro Mauriola no pudo estar alejado por tanto tiempo de su segundo hogar, en el año 2015 regresó al San Ignacio para dictar clases de educación física a los alumnos de secundaria. Este segundo período de trabajo continuó hasta fines del año 2017. Durante este tiempo y hasta el final de su vida, siguió impulsando el deporte en Piura siendo Coordinador General de los Juegos Adecore del Consorcio de Colegios Católicos de la región Piura. Además apoyó en los campeonatos de exalumnos de nuestro Colegio, siendo el principal organizador de los partidos. 

Algo que también debemos destacar es su generosidad. Por muchos años perteneció a la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) de Piura llevando ayuda a quienes más lo necesitaban, pese a las dificultades propias. 

Su vida es sinónimo de entrega y servicio. En el Colegio San Ignacio, siempre le estaremos agradecidos por tantos años de acompañamiento en la formación de “Hombres para los demás”.  

Enlaces de Interés