MISIONEROS DE LO IMPOSIBLE

Este año la frase que acompañará nuestra acción formativa será "Misioneros de lo imposible". Detrás de ella conoceremos con mayor profundidad a tres personajes: San Ignacio de Loyola, Francisco del Castillo y Alonso de Barzana, jesuitas que marcaron la historia de la Iglesia en Perú, América y el mundo.

El primero de ellos es San Ignacio de Loyola, patrono de nuestro Colegio y fundador de la Compañía de Jesús que siguiendo la voluntad de Dios se hizo misionero para transformar la Iglesia y volverla a Dios para su mayor gloria. De ahí que los jesuitas se hicieron tan importantes desde su fundación, pues eran tiempos difíciles para la Iglesia y San Ignacio apareció para ayudarla y cambiar la historia. 

Los otros dos personajes son los Padres Francisco del Castillo y Alonso de Barzana, dos jesuitas que marcaron la historia de la Iglesia en Perú y América. La Provincia del Perú impulsará las Causas de Beatificación y Canonización de ambos, las cuales ya están en proceso en la Congregación para la Causa de los Santos.

Francisco del Castillo fue un jesuita limeño que realizó la mayor parte de su trabajo pastoral en Lima, preferencialmente con esclavos africanos y con los pobres de la ciudad. Tenía una preocupación especial por la predicación. De hecho está considerado como el apóstol de Lima y fue quien introdujo en América Latina el Sermón de las Siete Palabras. Por casi cuatro siglos, sus devotos acuden a la Iglesia de San Pedro a rezar ante sus restos y la famosa Cruz del Baratillo, delante de la cual predicaba y enseñaba los domingos por la tarde en la plazuela del mismo nombre. Su causa de beatificación comenzó en 1677.  

Alonso de Barzana, jesuita español que vino muy joven a Perú, en la segunda expedición que hacen los jesuitas a estas tierras. Fue un hombre que buscó la inculturación con los pueblos indígenas. De ahí que aprendió a dominar once lenguas autóctonas para evangelizar a los pueblos originarios del Perú. Luego expandió su campo de misión a lo que hoy es Bolivia y Argentina. Fue el primer jesuita evangelizador en Argentina, es por ello que el Papa Francisco le tiene gran devoción. Murió en el Cusco en 1598. Su causa de beatificación se reabrió en el año 2015.

Francisco y Alonso van camino a la santidad, interesémonos en conocer un poco más de sus vidas y a ejemplo de ellos seamos #Misionerosdeloimposible  

Ilustraciones de: Ignasi Flores. 

Gestión Académica 2019

Enlaces de Interés